La fotografía en el cine

Hemmings encarnando un fotógrafo de modas, fotografía a la top model Veruschka con su Asahi Pentax S2

Nota inicial: En ésta y en la páginas enlazadas a las reseñas de las películas, se encuentran imágenes de las mismas que obviamente no he realizado yo. Se trata de imágenes ilustrativas, a pequeña resolución y sin ánimo de lucro… no creo que los poseedores de los derechos legales se enfaden por su uso. Si lo hacen… pues no tienen más que decirlo y las quito.

Aquí encontraréis un listado de películas de cine que están relacionadas directa o indirectamente con el mundo de la fotografía. Seguramente habrá más de las que aquí se muestran, pero todas las que aquí se muestran serán películas que yo habré visto previamente y sobre las que por lo tanto hablaré con conocimiento de causa. Espero que con el tiempo la lista se vaya haciendo mayor y más interesante. E cualquier caso, para cualquier aportación o pregunta, no dejéis de dejarme un comentario.

2 días en París (2007)

Julie Delpy es una fotógrafa profesional que, además de problemas de pareja, tiene un estupendo estilo con sus Polaroid, su Leica MP, y probablemente con lo que sea una Leica de la serie R. Su pareja, más sosito, se contenta con ametrallar al mundo con una digital Nikon 8400.

2 días en Nueva York (2013) 

Julie Delpy repite papel, pero avanzando en su carrera como fotógrafa hacia la categoría de artista conceptual. Mientras, su casi senil padre se pasea por Nueva York con lo que parece una Nikon F Photomic.

Al di là delle nuvole (1995)

John Malkovich, encarnando a un director de cine, se pasea por Europa con una Contax G1.

Alphaville (1965)

Lemmy Caution (Eddie Constantine) se pasea por la distópica ciudad de Alphaville armado con una pistola y una Agfa Iso-Rapid IF, y ambas son disparadas a diestro y siniestro.

Amarcord (1973)

El fotógrafo social de la Rímini felliniana inmortaliza con su cámara de banco los acontecimientos de la pequeña ciudad de provincias en esta obra maestra del director italiano.

Amélie (2001)

Amélie y su pretendido van recorriendo los photomatones de las estaciones de ferrocarril de Parísintentando descubrir quién es el misterioso hombre que se fotografía en todas ellas con semblante impasible, para luego tirar las fotos a la basura.

Bajo el fuego (Under Fire, 1983)

Nick Nolte hace de osado reportero gráfico con dudas sobre su papel ético en los conflictos bélicos mientras trabaja durante la revolución sandinista en Nicaragua. Y además, se pasea con su Leica M4-P, y sus Nikon F y F2.

Banderas de nuestros padres (Flags of Our Fathers, 2006)

Una de los dos películas agrupada bajo el mismo artículo que comenta la relación entre el cine la famosa fotografía de Joe RosenthalAlzando la bandera en Iwo Jima.

Blowup (Blowup, 1966)

David Hemmings es un prestigioso fotógrafo de modas, que retrata a las más fabulosas modelos con suHasselblad. Pero también se ve inmerso en la resolución de un misterio, mientras pasea por Londres con su Asahi Pentax S2 tomando fotografías más personales.

Boyhood (2014) Novedad

El joven Ellar Coltrane encamina en la adolescencia su vida hacia la fotografía, y lo vemos usar una Nikon para película tradicional, una casi “arcaica” Nikon D200, y una más actual aunque veterana Canon EOS 7D.

Chinatown (1974)

Jack Nicholson tira de Leica IIIA calzada con una Hektor 135/4,5 para realizar su trabajo de detective privado en la ciudad de Los Ángeles, en los años 30.

Closer (2004)

Julia Roberts encarga a una prestigiosa fotógrafa, que lo mismo realiza gigantescos retratos en primer plano con su Hasselblad que pasea por el South Bank londinense con una Leica M6.

De tal padre, tal hijo (Soshite chichi ni naru, 2013)

El papel de la fotografía en las familias no ha dejado de ser importante aunque haya evolucionado con el tiempo.

Delirious (2006)

Steve Buscemi haciendo de paparazzi bastante desagradable, persiguiendo a una guapa cantante de moda, con su Nikon digital.

Diggers (2006)

Paul Rudd se pasea por un pueblo costero de Long Island con una Polaroid Land para película instantánea.

El año que vivimos peligrosamente (The Year of Living Dangerously, 1982)

Linda Hunt es “oscarizada” por interpretar a un fotógrafo y camarógrafo de prensa, que con su Nikon Frecorre Yakarta en busca de noticias.

El cameraman (The cameraman, 1928)

Buster Keaton, convertido en fotógrafo callejero, toma ferrotipos de los viandantes hasta que por amor decide pasarse al reportaje cinematográfico.

El fotógrafo del pánico (Peeping Tom, 1960)

Un camarógrafo de cine se gana unos ingresos extras haciendo fotografías eróticas con cámaras de gran formato. Además de los ingresos que obtiene como casero. Y aun tiene tiempo para ir asesinando señoras a las que filma.

El ojo público (The Public Eye, 1992)

Basada en el fotógrafo Weegee, que recorrió Nueva York en busca de sucesos con su Speed Graphic de 4×5″, preajustada a f/16 y 1/200 s, enfocada a 3,3 metros, y con un flash de lámparas.

El profesor (Detachment, 2011)

Un profesor sustituto se enreda en los problemas de sus alumnos, una de las cuales canaliza sus frustraciones a través de la fotografía. Con una Minolta SRT y una Canon EOS digital de la gama de entrada.

El sexto héroe (The Outsider, 1961)

Una de los dos películas agrupada bajo el mismo artículo que comenta la relación entre el cine la famosa fotografía de Joe RosenthalAlzando la bandera en Iwo Jima.

El vagón de la muerte (The Midnight Meat Train, 2008)

Un fotógrafo que trabaja en la noche con su Leica M4-P descubre a un posible asesino en serie en un matarife que viaja en el último tren de una línea de metro en la gran ciudad.

Harry Potter (saga; 2001 – 2011)

La Argus C3 se conforma como una de las cámaras más cinematográficas de mi lista, pues tiene también presencia en una de las películas de la saga Harry Potter. Y alguna otra cosita, como las cámaras de banco tradicionales.

¡Hatari! (1962)

Una guapísima Elsa Martinelli se va al África a fotografiar animales salvajes armada con una Nikon S2 y un vestuario de lo más yeyé, cuando toca ir de aguerrida cazadora.

Historias de Filadelfia / Alta sociedad (The Philadelphia Stories, 1940 / High Society, 1956)

Miss Imbrie asiste a las bodas de Tracy Lord en las dos versiones que se hicieron de esta historia. En la más antigua, con una Argus C3 “The Brick”. En la más moderna, con una Nikon S2, cámara telemétrica diseñada a imagen y semejanza de las Contax alemanas de Zeiss Ikon.

High Art (1998)

Una fotógrafa con muchas en común con Nan Goldin y armada de una Leica M2 mantiene un romance con una joven editora ayudante de una revista de fotografía.

La belle personne (2008)

Un retrato realizado con una Telle Rolleiflex 135/4 a la guapa Junie desata los problemas asociados a todo triángulo amoroso pitagórico. Ya sabéis, el de dos catetos atraídos por la misma hipotenusa.

La chaqueta metálica (Full Metal Jacket, 1987)

Tras una traumática instrucción como infante de marina, Matthew Modine vive la guerra del Vietnamcomo reportero de guerra cargando con una o dos Nikon F en plena ofensiva del Tet.

La Dolce Vita (La Dolce Vita, 1960)

El personaje de Paparazzo ha dado nombre durante décadas a uno de los oficios fotográficos más criticados y denostados socialmente, a pesar de la indudable demanda por parte de esa hipócrita sociedad de las imágenes que obtienen.

La insoportable levedad del ser (The Unbearable Lightness of Being, 1988)

Juliette Binoche nos enamora con su Praktica y su objetivo Pentacon 29/2,8, mientras documenta la primavera de Praga en medio de su atribulado amor con Daniel Day-Lewis.

La noche americana (La nuit américaine, 1973)

Dentro del rodaje de una película también tiene su sitio el responsable de la fotografía fija. En este caso, el ligón de Pierrot con, probablemente, sus Nikon F y una cámara de gran formato.

La piel suave (La peau douce, 1964)

Jean Desailly fotografía a Françoise Dorléac con una Rolleiflex de la época, y las fotografías que toma desencadenarán la furia de Nelly Benedetti. Cuidado con las cámaras que las carga el diablo.

La ventana indiscreta (Rear Window, 1954)

Un accidentado James Stewart, trasunto cinematográfico del fotógrafo Robert Capa en la época de su amorío con la Bergman, espía al vecindario con un Exakta, primera réflex para película de 35 mm, y un tremendo teleobjetivo.

La vida secreta de Walter Mitty (The Secret Life of Walter Mitty, 2013)

Ben Stiller es el archivista y conservador del material fotográfico de Life, y Sean Penn un aguerrido fotógrafo que va por el mundo con sus Nikon y sus Leica, usando todavía la película tradicional.

Lágrimas negras (1998)

Un tímido fotógrafo y documentalista, Fele Martínez, es asaltado por dos drogadictas mientras pasea por la noche con su Nikon F4. Y a partir de ahí se ve enredado en una compleja relación con la locura.

Las flores de Harrison (Harrison’s Flowers, 2010)

Las peripecias y sufrimientos de los fotógrafos de guerra durante las guerras yugoslavas, con Andie MacDowell ejerciendo de esposa y madre coraje.

Los abrazos rotos (2009)

Lluis Homar interpreta a un director de cine que, al igual que el director de la película, gusta de llevar y utilizar una cámara fotográfica, una Canon EOS 5, que tiene su importancia en la trama del filme.

Los hombres que no amaban a las mujeres (Män som hatar kvinnor, 2009)

La rebelde Lisbeth Salander utiliza un equipo Canon EOS digital para sus investigaciones detectivescas. Además, consigue con el protagonista de la acción desenmarañar el misterio analizando las viejas fotografías y negativos de épocas pasadas.

Los puentes de Madison (The Bridges of Madison County, 1995)

Clint Eastwood se otorga a sí mismo el papel del fotógrafo de National Geographic, que utiliza un Nikon F Photomic FTn para inmortalizar los puentes de madera del condado de Madison y para enamorar a una madura Meryl Streep.

Lost in Translation (Lost in Translation, 2003)

Bill Murray es “torturado” en una sesión fotográfica en Tokio, lo cual se compensa por su amistad o lo que sea con una jovencita Scarlett Johansson, joven esposa de un fotógrafo profesional que se encuentra trabajando en Japón y que la tiene abandonada en un estupendo pero aburrido hotel tokiota.

Maria Larssons eviga ögonblick (internacionalmente conocida como Everlasting Moments, 2008) 

Un ama de casa de clase proletaria sublima sus problemas a través de las fotografías que toma con una veteranísima Contessa.

Memento (2000)

Guy Pierce, afectado por una amnesia anterógrada de origen traumático, utiliza de forma extensiva las polaroids para generar referencias y recuerdos artificiales en su búsqueda de venganza por la muerte de su esposa, salvajemente violada y agredida.

Mil veces buenas noches (2013)

Juliette Binoche vuelve a convertirse en fotógrafa después de la insorportable levedad del ser, pero esta vez con punteras cámaras Canon y no con las modestas Practikas de tras el telón de acero.

Mogambo (1953)

Donald Sinden, además de hacer de marido con la testa coronada, se pasea por la sabana y la selva africana con una Leica III (c o f, no lo sé con precisión), mientras Clark Gable se lo monta con Grace KellyAva Gardner. Por una vez, dudo de que la Leica sea el objeto más erótico del filme.

My Little Princess (2011)

Eva Ionesco lleva a la gran pantalla como directora la tortuosa historia de su niñez con su madre, la fotógrafa Irina Ionesco. Aunque con personajes ficticios para acomodar la historia a sus intenciones.

Noche de vino y copas (SuperClásico, 2011) 

Un adolescente danés documenta el mundo que le rodea, y especialmente la fascinación de las vivencias en un viaje a Buenos Aires, con su sencilla Canon EOS.

Palermo Shooting (2008)

Acompañamos a un fotógrafo profesional de moda en sus comeduras de tarro personales. Afortunadamente nos enseña un arsenal estupendo de cámaras. Hasselblad, Nikon, Leica, Plaubel,… entre otras.

Retrato de una obsesión (Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus, 2006)

Falso biopic de Diane Arbus, a la que conocemos como asistente de su marido, un fotógrafo de moda, y que acaba adoptando la profesión y un estilo personal y característico con su Rolleiflex de doble objetivo.

Retratos de una obsesión (One Hour Photo, 2002)

De aquellos tiempos lejanos, hace diez años, cuando las fotografías familiares se hacían en cámaras compactas para película fotoquímica, y se llevaban a revelar a los minilabs de los centros comerciales.

Retratos del más allá (Shutter, 2008)

Horrible película de terror en el que el protagonista es un fotógrafo de modas, y en el que vemos como unos y otras utilizan todo tipo de material fotográfico: Hasselblads de medio formato, compactas digitales pequeñitas y no tan pequeñitas, cámaras desechables de película tradicional, polaroid, réflex digitales, sesiones de fotografía de moda…

Salvador (1986)

James Woods se va a la guerra del Salvador, y se enamora de una guapa salvadoreña, empuñando una Canon F1, en una época en la que reinaban las Nikon entre los reporteros de guerra.

Secretos y mentiras (Secrets & Lies, 1996)

Timothy Spall es un fotógrafo social que, armado con su Zenza Bronica, intenta aportar un poco de ilusión y alegría a la vida de los demás. Y además es el soporte moral de una familia con muchos problemas, con muchos secretos, y con poca franqueza entre sus miembros.

Sky Captain y el Mundo del Mañana ( Sky Captain and The World of Tomorrow, 2004)

Gwyneth Paltrow, una intrépida periodista, se lanza a la aventura de salvar el mundo, “armada” con unaArgus C3 “The Brick”, y muy poquitos fotogramas de reserva.

Smoke (1995)

Harvey Keitel monta todos los días a la misma hora su Canon AE-1 sobre un trípode para tomar una imagen desde la esquina donde tiene su estanco.

Somers Town (2008)

Un muchacho polaco, inmigrante en Londres, pasa sus ratos recorriendo Somers Town ”armado” con su cámara Zenit con la que plasma en fotografías todo aquello que le interesa. Especialmente, la guapa camarera francesa Maria.

Soy el número cuatro (2011)

Dianna Agron interpreta a una adolescente en el instituto, con aspiraciones a ser la paparazzo local, y que tiene alguna Nikon F Photomic, alguna Canonet, alguna Polaroid, y una Canon EOS digital. También muestra interés por adquirir una Hasselblad. Todo ello parece, obviamente, de segunda mano, salvo laEOS.

Sueños (Kvinnodröm, 2008)

El mundo de las modelos en un drama bergmaniano de amores, infidelidades y desamores. Con alguna sala de revelado y alguna Rolleiflex binocular de la época como arma fotográfica.

Superman, Superman Returns y Spiderman (Superman, 1978; Superman Returns, 2002; Spider-man, 2006)

Tanto en las aventuras de Supermán como en las de Spiderman, la tapadera del super-héroe es su trabajo en la prensa. Spiderman como fótógrafo, y Supermán, acompañado de un fotógrafo.

Tada, kimi wo aishiteru (Heavenly forest, título internacional, 2006)

Aoi Miyazaki y Meisa Kuroki viven un amor casi imposible mientras desarrollan su afición y, posteriormente, su profesión como fotógrafos. Las Canon AE-1F-1 y EOS 1D les acompañan en esta aventura.

The Bang Bang Club (2010) 

Las aventuras de cuatro reporteros gráficos, Greg Marinovich, Kevin Carter, João Silva y Ken Oosterbroek, en la Sudáfrica del final del appartheid.

The Master (2012)

Joaquin Phoenix intenta ganarse la vida con una Graflex Crown, y luego retrata la vida de una secta pseudocientífica con una Rolleiflex binocular.

Tres colores: Rojo (Trois couleurs: Rouge, 1994)

Irène Jacob es una guapa estudiante y modelo, que nos introduce a partir de una sesión fotográfica que le llevará a estar presente en los afiches publicitarios de Ginebra, en los problemas de un atribulado juez y de otros personajes en los que se confunde el mundo actual y el que pasó.

Tú y yo (Io e Te, 2012)

Las relaciones entre dos hermanos, la mayor de los cuales es fotógrafa, y es interpretada por una actriz que en la vida real también es fotógrafa y pone su propia obra al servicio del filme.

Two Lovers (2008)

Joaquin Phoenix es un hombre abandonado por su mujer con tendencias depresivas y suicidas, que mantiene a raya en parte por su afición a la fotografía, la cual practica con una venerable Nikon F.

Una cara con ángel (Funny Face, 1957)

Si cogemos al fotógrafo Richard Avedon y a una de sus modelos favoritas, Suzy Parker, y los convertimos en protagonistas de un musical en clave de comedia romántica, nos sale esta “cara especial”.

Vicky Christina Barcelona (Vicky Christina Barcelona, 2008)

Mientras vive un tormentoso romance con Javier BardemScarlett Johannson se pasea por Barcelonahaciendo fotos, primero con una Panasonic Lumix digital y luego con una más interesante Leica M.

We’ll Take Manhattan (2012)

Si ya en Blow Up hablábamos de que estaba inspirada en el fotógrafo británico David Bailey, este largometraje para televisión directamente trata de los comienzos de su carrera, junto con la modelo Jean Shrimpton. Veremos alguna cámara de banco, y sobretodo, la Asahi Pentax S3 a la que tan aficionado fue el fotógrafo, y una Rolleiflex binocular de la época.

Traída un poco por los pelos, se podría incluir también, entre las seleccionadas para CineTren:

La última estación (The Last Station, 2009)

Leon Tolstoi, en sus últimos días de vida, se refugia en Yásnaya-Poliana, donde un enjambre de fotógrafos y camarógrafos inmortalizan los ensayos de vida comunal de los seguidores del escritor ruso.

8 thoughts on “La fotografía en el cine

  1. mario dice:

    Amigo que tal me presento soy Mario Horna. (Peruano) estudio comuicaciones y en a universidad me han pedido exponer sobre FOTOGRAFIA EN LE CINE, he buscado este tema y no encuentro en realidad que es si pudieras darme un concepto l ago asi estaria muy agradecido

  2. Hola soy Sebastian de Argentina y por casualidad leí tu post sobre Palermo shooting. Quería comentarte que si bien concuerdo con algunas observaciones como ser la de la Leica de 40 años que no debe tener ni 4, o con lo mal actuado que está el papel del protagonista, en cuanto a la película y su significado me parece que no has entendido bien de que va.. igual eso es un tanto subjetivo y tiene que ver con las experiencias de cada uno. Para mi es una gran película porque habla de lo banal que se ha convertido la fotografía.. pero bueno eso es de cada uno. En cuanto a la cámara de 360º es de una firma Suiza llamada Roundshot y el modelo es 28-220. Otra cosa.. lo del asistente debe ser un error de los espantosos doblajes que hacen en España ya que el asistente en su idioma original dice algo así como “voy a quitar el filtro” asumo que habla de algún gel o tamiz ya que estaba midiendo la luz de relleno. Saludos

    • ccwebm dice:

      Gracias Sebastián por tus comentarios, y especialmente por las aclaraciones. En la parte técnica o del doblaje nada que decir, tú lo has dicho todo. Sobre el significado de la película… creo que sí que lo pillé. Incluso me atrevería a decir que más allá de la banalidad de la fotografía, trata sobre la banalidad de ciertos estilos de vida o de ciertas convenciones sociales o modos de relación. Lo cual no quita para que se modifique mucho mi impresión inicial. Pero bueno,… no en todo se puede estar de acuerdo. Gracias una vez más por tu aportación.

  3. Le recomiendo otras dos, una es película y otra documental:
    Diggers (2006), cuatro amigos que crecen en long island y que nunca han salido de allí. uno de ellos fotografía su vida diaria con una polaroid.

    Beautiful losers : Documental sobre artistas, sus obras y fracasos… Tiene de tooodo

  4. Falta una: L’amour en Fuite y ya me penaré otra, me encantó tu blog ;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: