Blowup (1966)

Blowup

Este filme, dirigido por Michelangelo Antonioni, es quizá la película fotográfica por excelencia. Una película que nos sumerge en el Swinging London de los años sesenta, que no es especialmente fácil de ver, y que nos deja inevitablemente con cierta desazón sobre lo que hemos visto o lo que ha sucedido. Pero vayamos por partes.

La película está basada en un relato de Julio Cortázar, Las babas del diablo. Nos encontramos ante un día en la vida de un fotógrafo londinense, un fotógrafo de prestigio interpretado por David Hemmings, que alterna su trabajo en el mundo de la moda, con las modelos más exclusivas, perseguido por adolescentes que quieren ser modelos y están dispuestas a todo por ser fotografiadas por él, con un trabajo más personal, fruto de su observación en las calles y en los parques de Londres, donde deja de lado su lado glamuroso para sacar su carácter voyeurístico. Comienza su día con una sesión de modas en su estudio, primero con un conjunto de modelos, y después ya en exclusiva con una top model de la época (Verushka). Sigue con un paseo matutino, donde va tomando imágenes con una discreta réflex, y en un parque sorprende a una pareja de enamorados a los que fotografía escondido entre los árboles. Cuando ya retira se ve sorprendido por la chica, interpretada por Vanessa Redgrave, que le pide los negativos. No quiere que su contenido sea público de ninguna forma. Esta mujer llega a presentarse en su casa, donde tras una serie de escarceos, con cierto grado de seducción incluido, el fotógrafo le entrega un carrete falso. Cuando la mujer se va el fotógrafo revela y amplia los fotogramas, y a través de un artesanal proceso de ampliación llega a la conclusión de que ha sido testigo fotográfico de un asesinato. A partir de aquí el fotógrafo intenta presentar una reconstrucción de lo sucedido, aunque se ve incapaz de ello. La película termina con una enigmática escena en la que el fotógrafo, al amanecer del día siguiente es espectador de un partido de tenis simulado por unos mimos… en el que se escuchan los golpes de una pelota que no existe.

Desde el punto de vista social es una película de su época, que refleja de un modo irónico el ambiente del desenfadado e inquieto Londres de la época. Tiene su grado de transgresión. Ahí tenemos el desnudo integral, inédito hasta el momento, de una jovencísima Jane Birkin y su compañera Gillian Hills interpretando a dos jóvenes modelos que acceden a una relación sexual con el fotógrafo con la esperanza de ser fotografiadas. O la extraña relación matrimonial del fotógrafo, que sorprende a su mujer (Sarah Miles) en pleno coito con otro hombre.

Cinematográficamente, es un filme muy cuidado, con logros visuales, y sobretodo un verdadero manual maestro de las metáforas visuales presentes a lo largo de todo el largometraje, en el que el diálogo tiene un papel secundario frente al valor de los significados de las imágenes. Aunque no es fácil de ver, es realmente obligada para todo amante al cine como medio de expresión artístico.

Desde el punto de vista fotográfico, creo que ha quedado clara la relación con la fotografía. Todo tiene que ver con la fotografía. Incluso el título, blow up, que normalmente significa explosión, en este caso se refiere a las grandes ampliaciones que el fotógrafo obtiene a partir de sus negativos para investigar lo sucedido en una serie de escenas llenas de tensión y emoción. Lo que ahora hacen con ordenadores en las películas, ampliando imágenes y “limpiándolas” para destripar lo sucedido, aquí se hace a base de ampliadora tradicional, ampliando la imagen con todas sus imperfecciones, con todo su grano. Vemos al fotógrafo usar una Hasselblad de 6×6 para su trabajo como fotógrafo de modas, vemos cómo usa una Asahi Pentax S2 tanto para su trabajo de modas como para su trabajo de investigación personal. Vemos cómo usa una cámara de banco para reproducir y ampliar las copias realizadas. Vemos atrezo, focos, ampliadoras, cubetas de revelado, secadoras de negativos,… casi podemos oler el penetrante aroma del fijador… Fotografía en estado puro.

Como ya he dicho antes, esta es una película que todo amante al cine debería de ver. Quien vea el cine como un mero entretenimiento, pues haya él. Yo le otorgo 4 estrellas: ****

Si quieres puedes mandarme un comentario (correo electrónico).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: