La belle personne (2008)

La belle personne (2008)

Cuando el fin de semana pasado fuimos a ver en el cine Los adiós a la reina (Adieux à la reine), no pudimos evitar quedarnos prendados hasta cierto punto de la chica protagonista, Léa Seydoux. Guapa, pero no artificial. Sólida interpretativamente. Con ese algo indefinido que llamamos encanto que va más allá de ser más o menos mona. Y siendo francesa, “chic”. Muy “chic”. Yo sólo la recordaba haber visto en un pequeño papelito, aunque trascendente, en la reciente aventura francesa de Woody AllenMidnight in Paris. Y revisando su filmografía parece confirmarse que es así, que no la he visto en ninguna otra producción, salvo el breve papel que hizo para una de Tarantino. Así que me he puesto a buscar, y lo cierto es que sus películas francesas no han llegado a nuestro país. He conseguido una copia de la que hoy os presento aquí, que tiene un par o tres de escenas a propósito de una fotografía y como es tomada, y me han parecido excusa suficiente para incluirla en esta colección de La fotografía en el cine.

Junie posa para la fotografía que da lugar al enredo de la película.

Sinopsis

La película dirigida por Christophe Honoré es una traslación a un instituto parisino actual del clásico de la literatura francesa La princesa de Clèves. A primera vista, pareciera la típica historia de amores pitagóricos, aquellos que involucran a dos catetos enamorados de la misma hipotenusa. Pero creo que la historia tiene un poquito más de miga que la de los amoríos de instituto. Junie (Léa Seydoux) es una chica de dieciséis años que tras la muerte de su madre se traslada a París a vivir con sus tíos, y comienza a mitad de curso a recibir clases en el instituto al que asiste su primo Matthias (Esteban Carvajal-Alegria). Guapa, callada, melancólica, lo cual es atribuido a su pérdida familiar, pronto empieza a ser un imán para sus compañeros masculinos. Hasta que se decide por el discreto Otto (Grégoire Leprince-Ringuet), quizá el más discreto y menos llamativo del grupo. Su profesor de italiano, Nemours (Louis Garrel), es un guaperas con éxito tanto con alguna de sus compañeras docentes como con alguna alumna, compaginando ambas relaciones, muy superficiales. Pero en la primera clase de Junie con el joven profesor, la lectura de un poema provoca una reacción de tristeza en la alumna, que abandona la clase. Nemours recoge el cuaderno de la chica, donde encuentra una fotografía de la chica tomada por un compañero para un proyecto del instituto. No tardarán en darse cuenta que ambos se sienten atraídos. Incluso el profesor dejará sus otras conquistas. Pero la chica se impone un distanciamiento, y permanece fiel a Otto.

Nemours da clase de italiano en el instituto, vigilando atentamente a la guapa y misteriosa Junie.

El inestable equilibrio se rompe cuando aparece una carta de amor sin firmar, que es atribuida sin motivo a la pareja, cuando en realidad tiene que ver con Matthias y otro alumno. Sin embargo, a partir de ese momento, el drama está servido.

Interés fotográfico

Es breve. Algo cogido por los pelos. Pero me sirve para comentar algunas tendencias actuales en fotografía. En las primeras escenas de la película, cuando la joven Junie se está integrando en el instituto con sus compañeros, participa en un proyecto que está llevando a cabo uno de ellos que está fotografiando a todos ellos, para luego colgar sus retratos entre las estanterías de la biblioteca. Son retratos que buscan ir más allá del mero retrato de anuario escolar. La copia que entrega a la chica es la que queda entre las hojas de su cuaderno cuando abandona la clase de italiano, y es la fotografía que desencadena los sentimientos del profesor hacia la joven.

Curiosamente, la fotografía no está tomada con una moderna cámara digital, sino con una veterana Rolleiflex binocular montada sobre un sólido trípode. No puedo reconocer con precisión el modelo, pero por lo que sobresalen los objetivos, podría tratarse de una Tele Rolleiflex 135mm f/4, cámara más especializada en retratos dentro de esta gama y que se vio menos.

La probable Tele Rolleiflex 135/4 en acción en manos de un alumno interesado en la fotografía.

Interés cinematográfico

Como ya he comentado, en un principio pareciera que estamos ante un enredo triangular de instituto. Pero creo que me he encontrado con algo más. Además de los elementos románticos, estamos en el universo de un instituto que de alguna forma, al igual que en la novela en la que se basa se describía la sociedad de la corte y la Francia de la época de Enrique II (siglo XVI), pretende ser un reflejo de la sociedad francesa actual. Quizá no desde las perspectivas del cine social francés que tanto ha trascendido últimamente, especialmente reverenciando los colegios e institutos de los barrios más conflictivos. Aquí no. Estamos en la Francia más estable y burguesa, pero con sus dimos y diretes, sus hipocresías, sus infidelidades. No es una película perfecta pero sí curiosa de ver. Y de alguna forma sirvió de descubrimiento de la actriz protagonista, que es la que me ha llevado a ver el filme.

Es una película que tiene su interés, y hay que ponerle 3 estrellas: ***.

Indudablemente, su actriz protagonista, Léa Seydoux, es uno de los principales activos del filme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: