The Master (2012)

The Master

Hoy traigo una película que es un estreno reciente. Y, aunque no tiene una relación muy grande con la fotografía, hay un par de situaciones en el filme que me hacen traerla aquí. Aunque sea una de esas películas que traigo a la colección de la fotografía en el cine más por los pelos. En cualquier caso, mi reseña en profundidad sobre el filme la podéis leer en mi Cuaderno de ruta. Aquí copiaré algunos párrafos de aquella reseña, y comentaré su relación con la fotografía.

Freddie, embarcado, todavía sirviendo en la marina durante la guerra.

Freddie, embarcado, todavía sirviendo en la marina durante la guerra.

Argumento

(Copio de mi reseña mencionada)

Al finalizar la guerra, Freddie Quell (Joaquin Phoenix), marinero veterano de la armada americana, tiene serios problemas para reintegrarse en la vida civil, entre los cuales uno que no es precisamente el menor es su arraigado alcoholismo, especialmente por los brebajes que toma en los que mezcla todo tipo de líquidos no necesariamente pensados para el consumo humano. Tras dar tumbos por todo el país, acaba embarcando de polizonte en un yate privado en San Francisco donde viaja Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman) acompañado de su familia, en la que destaca su esposa Peggy (Amy Adams), y que es el lider de un grupo de pseudocientíficos que proclaman que todos somos fruto de una serie infinita de reencarnaciones. Freddie se unirá al grupo, iniciándose una peculiar relación con el curioso pseudocientífico y con su entorno.

El peculiar grupo familiar de los Dodd, una auténtica secta pseudocientífica.

El peculiar grupo familiar de los Dodd, una auténtica secta pseudocientífica.

Interés fotográfico

En su intento por reintegrarse en la vida civil, Freddie ejerce diversos oficios, yendo desde lo relativamente respetable a los estratos más bajos de la cadena laboral, antes de convertirse en vagabundo y después unirse a la estirpe de los Dodd. Y uno de esos oficios es el de fotógrafo de unos grandes almacenes, donde los clientes pueden acudir a tomarse retratos. Y allí vemos a Freddie con una cámara de gran formato, probablemente algún modelo de Graflex, de las cuales las más conocidas son las Speed Graphic, usadas como cámaras de prensa durante décadas. Según la investigación que he realizado por internet, la que usa el protagonista de la película sería una Crown View, que se fabricó entre 1938 y 1942. Es decir, estaría fuera de catálogo ya después de la guerra mundial.

Freddie, en los grandes almacenes, accionando la Graflex Crown con la que desarrollaba su trabajo.

Freddie, en los grandes almacenes, accionando la Graflex Crown con la que desarrollaba su trabajo.

Más adelante, una vez plenamente integrado en el grupo sectario de Lancaster Dodd, pone al servicio de esta extraña familia sus dotes de fotógrafo haciendo las fotografías propagandísticas del líder y otras tomas del grupo familiar con una Rolleiflex binocular. Aquí ya no me he encontrado el modelo preciso, y no he sido capaz de adivinarlo mirando los fotogramas.

En una excursión por la desérticas tierras del sur de los Estados Unidos, Freddie toma una foto del grupo familiar con una Rolleiflex binocular.

En una excursión por la desérticas tierras del sur de los Estados Unidos, Freddie toma una foto del grupo familiar con una Rolleiflex binocular.

Interés cinematográfico

(Copio de mi reseña mencionada)

No me voy a entretener mucho en el comentario de esta película. De hecho, me ha pasado una vez más un mismo hecho. Hay mucha gente que considera a este director, Paul Thomas Anderson, uno de los importantes, y a algunas de sus obras poco menos que obras maestras. Pero a mí no consiguen engancharme. Entendámonos. La factura del filme es impecable. Las interpretaciones son buenísimas, quizá podríamos decir que el trabajo de los protagonistas es de primerísimo nivel, especialmente el de Seymour Hoffman. Pero no consigue que la historia que me cuenta me importe absolutamente nada. No siento nada, ni positivo ni negativo por los personajes. Si acaso, cierto rechazo. Pero rechazo que me lleva a la indiferencia. Y me da igual las bondades cinematográficas del filme. Me cansa y me desligo. No es la primera vez que me pasa con obras destacadas del director.

A mí sólo me ha interesado para 2 estrellas: **, a pesar de su buena factura y de las buenas interpretaciones.

Poco después de la imagen anterior, Freddie sale pitando con una moto, y sale así temporalemente de la vida de los Dodd que quedan cariacontecidos.

Poco después de la imagen anterior, Freddie sale pitando con una moto, y sale así temporalemente de la vida de los Dodd que quedan cariacontecidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: