Delirious (2006)

Delirious

Nuevamente una recomendación de CSC Magazine. Y a priori interesante. Director “indie“, Tom DiCillo y protagonizada por Steve Buscemi. Este último haciendo de paparazzi.

Galantine camina por la ciudad buscando "presas" con su Nikon al hombro.

Galantine camina por la ciudad buscando “presas” con su Nikon al hombro.

Argumento

En la ciudad de Nueva York, encontramos a un joven vagabundo, Tobby (Michael Pitt), que se encuentra con un grupo de paparazzi a la puerta de un local de moda a la caza de fotos de K’Harma (Alison Lohman), una joven cantante de moda. Que aparentemente siempre va en sujetador. Allí se encontrará con Les Galantine (Steve Buscemi), uno de los fotógrafos, y tras una serie de avatares acabará como ayudante suyo. Pero también en un momento dado se topará con K’Harma de la que se enamorará. Y una directora de reparto, Dana (Gina Gershon), se dará cuenta del potencial del joven como estrella de la televisión. Y habrá complicaciones.

Cameo en toda regla de Elvis Costello, en una de las fiestas que ofrece K'harma.

Cameo en toda regla de Elvis Costello, en una de las fiestas que ofrece K’harma.

Gina Gershon haciendo de directora de reparto, todavía muy guapa.

Gina Gershon haciendo de directora de reparto, todavía muy guapa.

Interés fotográfico

Aunque la mejor forma de conocer cinematográficamente a los paparazzi, esa especie tan denostada de fotógrafos a los que nadie quiere pero por cuyas fotos muchos pagan, sea ver La Dolce Vita, donde aparece el verdadero Paparazzo que da nombre a la especie, esta también es una película donde se puede adivinar el tipo de mundo en el que viven estos trabajadores de la cámara de fotos. Aunque entre ambas fotos han pasado 45 años y algunos aspectos de la profesión seguro que han cambiado. No voy a entrar ahora a juzgar el trabajo de estos fotógrafos, que cada cual saque sus consecuencias en este hipócrita mundo que es el planeta Tierra.

En cuanto a los chismes fotográficos que se nos muestran, Galantine trabaja habitualmente con un equipo Nikon, una cámara réflex digital que probablemente sea una D70 o D70S. Modelos de 6 megapíxeles, razonables para su época. Aunque no punteros. En aquella época “lejana” de 2006, Canon era quien llevaba la delantera en calidad de imagen. Pero sí que la saca acompañada de buenas ópticas. De focal variable habitualmente.

Los protagonistas, con otros paparazzi, en plena acción.

Los protagonistas, con otros paparazzi, en plena acción.

Les Galantine empuñando su Nikon con un zoom teleobjetivo sobre el hombro de Tobby.

Les Galantine empuñando su Nikon con un zoom teleobjetivo sobre el hombro de Tobby.

En un momento dado también utiliza una compacta cuyo modelo no he podido identificar, con la que acosa al músico Elvis Costello, que hace un cameo en el filme. Quizá buceando se podría hacer, pero no me apetece bucear entre las decenas de modelos de distintas marcas que todos similares se vendieron en la época. Y mucho más interesante es una vieja cámara, tipo Kodak Retinette, aunque no la identifico como tal, no he podido averiguar el modelo, y que heredó de su padre y que le inició en la fotografía. La conserva con cariño. Pero en un momento dado, le busca un uso poco honorable y poco fotográfico.

Galantine empeña una vieja cámara de visor directo que no he podido identificar, con intenciones poco honorables.

Galantine empeña una vieja cámara de visor directo que no he podido identificar, con intenciones poco honorables.

Interés cinematográfico

Lo cierto es que es escaso. Si bien Buscemi siempre es interesante de ver, y tenía curiosidad por ver a Gershon, una actriz que parecía que prometía más en los 90, que estaba muy bien, y que lo sigue estando, cuando menos en el físico. Pero la película no tiene propuestas realmente originales, la reflexión sobre los paparazzi  y la fama es vacía, y no hay mucho más que rascar.

A mí sólo me ha interesado para 2 estrellas: **, y gracias.

La guapa de la película acosada por los fotógrafos en un acto social.

La guapa de la película acosada por los fotógrafos en un acto social.

Y... bueno, la chica se pega buena parte de la película en sujetador... Tampoco me voy a quejar demasiado.

Y… bueno, la chica se pega buena parte de la película en sujetador… Tampoco me voy a quejar demasiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: