Diggers (2006)

Diggers

Recibo un par de recomendaciones de un visitante de este blog dedicado a la fotografía en el cine de quien se presenta como Adam Bourdelle. Mis agradecimientos por sus aportaciones en primer lugar. Una de ellas es esta película con sabor “indie”, que bajo dirección de Katherine Dieckmann y guion de Ken Marino, a quienes mucho recordarán como el detective grimoso que salía en Veronica Mars, y que se reserva un papel, y en la que uno de sus protagonistas va por el mundo despistado y con una Polaroid Land.

Los dos hermanos que protagonizan la película en el velatorio del padre.

Los dos hermanos que protagonizan la película en el velatorio del padre.

Argumento

Hunt (Paul Rudd) es un joven que pasa sus días un tanto aburrido y despistado en una comunidad rural costera en Long Island. No muy lejos de Nueva York, estamos en un pueblo que parece el fin del mundo, donde la gente sale adelante como puede, dedicándose a la pesca de la almeja (excavando los fondos marinos, de ahí lo de “diggers”). Vive junto con su padre y su hermana Gina (Maura Tierney), separada de un mal matrimonio. Pasa el tiempo con un grupo de amigos. Es una comunidad en crisis. La contaminación y la concesión de las mejores zonas de pesca en exclusiva a una gran empresa están arruinando a los lugareños. La muerte del padre y la aparición en escena de una chica de la gran ciudad, Zoey (Lauren Ambrose), harán que Hunt se empiece a plantear cosas.

La guapa, divertida y pelirroja Zoey saca del letargo al chico; ¿será un amor para siempre?

La guapa, divertida y pelirroja Zoey saca del letargo al chico; ¿será un amor para siempre?

Interés fotográfico

Básicamente la cuestión es que Hunt va a todas partes acompañado de una cámara Polaroid Land. Estas cámaras reciben su nombre del artífice de la película instantánea Edwin H. Land y , como la mayor parte de las que generaron la leyenda de la marca Polaroid, utilizan película instantánea. En este caso de las que se denominaban “peel apart”, en la que tras la exposición y al extraer manualmente la película, se repartía los líquidos de revelado por la superficie sensible, debiendo dejar algunos minutos para obtener la imagen definitiva. Y la imagen definitiva, el positivo había que sacarla después de apartar el negativo incorporado en el conjunto. Negativo que algunos manitas eran capaces de manejar después. El positivo final no tenía gran tamaño, siendo algo más pequeño que una tarjeta postal. Pero tenía una calidad superior a otros procesos de la marca instantáneos más populares. Especialmente si se utilizaba con una cámara con una buena óptica, que las había.

Una de las primeras apariciones del protagonista con la cámara. Si tuviera que apostar por un modelo, por lo que he investigado sería una Polaroid Land Colorpack II. Un modelo relativamente sencillo.

Una de las primeras apariciones del protagonista con la cámara. Si tuviera que apostar por un modelo, por lo que he investigado sería una Polaroid Land Colorpack II. Un modelo relativamente sencillo.

Aquí vemos al protagonista en el acto de pelar el negativo para separarlo del positivo. Constantemente le vemos usar preferentemente película en blanco y negro.

Aquí vemos al protagonista en el acto de pelar el negativo para separarlo del positivo. Constantemente le vemos usar preferentemente película en blanco y negro.

Polaroid dejó hace tiempo de fabricar tanto las cámaras como la película. Este tipo de película también se podía utilizar en respaldos especiales para cámaras de medio y gran formato, sirviendo como prueba de exposición antes de utilizar la película negativa o positiva convencional. Todavía es vendida por Fujifilm, aunque ya sólo queda de color, ya que la de blanco y negro desapareció no hace mucho. Tienen su encanto, y son utilizables todavía por lo tanto estas cámaras.

La chica de Nueva York opina que las fotos están muy bien. Y la que nos enseñan ciertamente las ha tomado alguien que sabe lo que se hace en materia de fotografía.

La chica de Nueva York opina que las fotos están muy bien. Y la que nos enseñan ciertamente las ha tomado alguien que sabe lo que se hace en materia de fotografía.

Y después de la cama, la foto. Eso sí, muy pudibunda, cuando Zoey ya está vestida y le ha echado en cara que sólo fotografía cosas y no personas.

Y después de la cama, la foto. Eso sí, muy pudibunda, cuando Zoey ya está vestida y le ha echado en cara que sólo fotografía cosas y no personas.

Interés cinematográfico

La película no está conseguida. Se hace un poco pesada y tópica. El protagonista, Rudd, siempre me ha parecido un actor limitado, y en este caso está soso. Desconocemos qué puede ver la pelirroja neoyorquina para interesarse por el personaje. Me hace ilusión que salga la simpática y encantadora Maura Tierney. Pero vamos, no me parece una película especialmente recomendable. El sabor “indie” no siempre es sinónimo de calidad.

Yo le pongo, por simpáticas que sean las chicas de la película, dos estrellas **.

El típico grupo de amigos del protagonista, de pueblo, brutos, realmente poco pulidos, pero buenas personas en el fondo.

El típico grupo de amigos del protagonista, de pueblo, brutos, realmente poco pulidos, pero buenas personas en el fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: