Carol (2015)

Carol

A priori, esta interesante película de Todd Haynes no va de fotografía, va de romance. Un romance de los más intensos y auténticos que he visto últimamente en el cine. Pero he aquí tú que una de las protagonistas es una aficionada a la fotografía que aspira a algo más que ser una aficionada. Vamos a ver un poco de que va.

Argumento

Basada en una novela de Patricia Highsmith con tintes semiautobiográficos, o podríamos decir inspirada en personas o situaciones que conoció y vivió ella, nos cuenta la historia de amor entre dos mujeres en el Nueva York de principios de los años 50 del siglo XX. Por una lado una joven dependienta temporal de unos grandes almacenes, Therese (Rooney Mara), aficionada a la fotografía. Por otro lado, una mujer en sus cuarenta, Carol (Cate Blanchett), ama de casa de la alta sociedad que está pasando por un difícil proceso de divorcio. Serán muchas las dificultades que tendrán que superar ambas mujeres para llevar adelante su incipiente atracción mutua. Desde el rechazo de la conservadora sociedad americana de la época hasta la diferencia socioeconómica y de edad que las separa.

 

Cate Blanchett es Carol, el personaje que da nombre a la película y a la novela de Highsmith cuando se publicó con su nombre. Originalmente se publicó bajo pseudónimo con el título "El precio de la sal". La tengo pendiente de lectura.

Cate Blanchett es Carol, el personaje que da nombre a la película y a la novela de Highsmith cuando se publicó con su nombre. Originalmente se publicó bajo pseudónimo con el título “El precio de la sal”. La tengo pendiente de lectura.

Interés fotográfico

Como ya he dicho, el personaje de Therese es aficionada a la fotografía. Posee un “ladrillo”, una Argus C3, cámara que ya ha aparecido en esta colección de películas relacionadas con la fotografía. La Argus C3 se puede encontrar por ahí descrita como la “leica” americana. No tal. Tienen en común que ambas son cámaras telemétricas, y que utilizan película en rollo de 35 mm. Pero mientras las Leica son cámaras de precisión, de coste elevado, las Argus, que fueron relativamente longevas ya que se fabricaron entre 1938 y 1966, eran modelos de coste asumible, fabricados con baquelita y metal. Muy para el gran público, aunque algunos periodistas las usaron, más por su fiabilidad que por su calidad óptica y su precisión. Llevaban un sencillo objetivo de 50 mm f/3,5 de tres elementos, un triplete acromático, más sencillo que los Tessar de Carl Zeiss o los Elmar de Leica. Therese tiene un improvisado laboratorio en casa donde revela y copia sus propias fotografías, y le gustaría preparar un porfolio para presentarlo a la revista Times.

Therese con su Argus C3 en el momento de "robar" una fotografía de Carol, cuando apenas se conocen todavía.

Therese con su Argus C3 en el momento de “robar” una fotografía de Carol, cuando apenas se conocen todavía.

Pero mejorará su situación, aunque no he encontrado imágenes para ilustrarlo. Conforme comienza la relación entre las dos mujeres, Carol ofrece un especial regalo de Navidad a Therese. En un escaparate encuentra como novedad del momento una Canon telemétrica. En las imágenes de la película se alcanza a ver que se trata de un modelo IV, pero no se aprecia el tipo. A ver. La película se inicia en las vísperas de las navidades de 1952. El modelo Canon IV S se comercializó en enero de 1952, mientras que su descendiente con sincronización para flash de tipo X-sync, la Canon IV Sb, apareció justamente en diciembre de 1952. Es muy probable que sea este último modelo el que aparece en la película. Estas cámaras eran copias de las Leica telemétricas para objetivos con rosca de 39 mm. Los modelos de ambas marcas eran compatibles con las cámaras de la otra marca. No alcanzo a distinguir el objetivo que lleva la cámara que Carol regala a Therese, pero será o bien un Serenar 50/1,8 o un Serenar 50/1,5. El primero tiene una fórmula óptica similar a los Planar de Carl Zeiss, mientras que el segundo sigue los principios de los Sonnar del mismo fabricante alemán. Unos años más tarde, surgieron nuevas versiones del Serenar 50/1,8 de las cuales yo tengo una ya como Canon 50/1,8 que uso con mi Leica IIIf o, con adaptador, con la Leica M2, la Leica CL o la Leica ME. Tiene una calidad bastante razonable.

Otro aspecto de interés fotográfico es que los responsables del filme se han basado en las bellas e interesantes fotografías de Saul Leiter de la época. Fotógrafo relativamente ignorado durante tiempo, su cotización ha resurgido desde unos años antes de su fallecimiento en noviembre de 2013. Precursor de la fotografía en color que empezó a practicar en 1948, sus imágenes mezclan ambientes coloridos con una cierta melancolía y, en ocasiones, juegan con la abstracción

Imágenes muy intimistas, melancólicas, muy del estilo de Leiter.

Imágenes muy intimistas, melancólicas, muy del estilo de Leiter.

Interés cinematográfico

 

Estamos ante una película que me ha parecido excelente, con unas interpretaciones de primera fila. Si Cate Blanchett ya era una actriz de sobra reconocida, Rooney Mara compone un personaje que encuentro todavía más interesante que el que da título a la película. En ningún momento me parece un papel secundario, como se podría deducir de sus candidaturas a los Oscar o a los BAFTA en la categoría de actriz de reparto. Ambas son protagonistas y se reparten presencia en la pantalla.

Muchas cosas se dicen sin palabras en esta película. La expresividad de Rooney Mara es más que notable, y digna de más reconocimiento oficial del que está teniendo en la temporada de premios.

Muchas cosas se dicen sin palabras en esta película. La expresividad de Rooney Mara es más que notable, y digna de más reconocimiento oficial del que está teniendo en la temporada de premios.

Rodada con película tradicional en Super 16, el menor tamaño de los equipamientos de este tamaño de película permite un acercamiento al personaje, un rodaje en recintos reducidos y, gracias a la mayor ampliación necesaria del fotograma en pantalla, un aspecto con más granularidad que ayuda a trasladarnos a la época en la que se sitúa la acción

Encuentro esta película altamente recomendable, y le pongo 5 estrellas: *****.

carol2-xlarge

No falta un “villano” en la película, el marido de Carol, bastante cerril… o bueno,… simplemente con la mentalidad de la época.

2 pensamientos en “Carol (2015)

  1. sandrabazan dice:

    Me encantó. Estoy de acuerdo -y lo pensé esta mañana cuando leí en algún sitio las nominaciones a los Oscar- en que las dos deberían estar nominadas como actriz principal. No estoy de acuerdo en que Roony lo esté como actriz de reparto.
    Supongo que te fijarías que Cate, además de prota, también es una de las productoras ejecutivas.

    • ccwebm dice:

      Sí, si que me fijé… de todas formas, tengo ganas de leer la novela, la tengo pendiente, que según creo está narrada siempre desde el punto de vista de Therese, quedando Carol siempre algo difuminada o distorsionada en el fondo… Pero bueno, las reflexiones más de fondo las pondré en el Cuaderno de ruta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: