Marguerite (2015)

Marguerite

He estado dudando unos días entre incluir o no esta película dirigida por Xavier Giannoli y excelentemente interpretada por Catherine Frot entre otros en mi colección de películas sobre la fotografía en el cine. Parecía que era coger el tema un poco de refilón. Pero después de darle unas vueltas creo que no.

No voy a realizar una entrada muy larga, quien quiera conocer mis impresiones sobre el argumento y el interés cinematográfico del filme que se dirija a la entrada correspondiente en el Cuaderno de Ruta. Aquí me dedicaré exclusivamente al…

11MARGUERITE-facebookJumbo-v2.jpg

Marguerite, “interpretando” una de sus arias favoritas… ante la mirada atenta y ¿atónita? de la orquesta.

Marg_D23_24-3596.jpg © Larry Horricks.jpg

Un “profesor” de canto intenta poner en forma a la aficionada soprano para actuar en público.

Interés fotográfico

A pesar de que nos encontramos en 1920, lo hacemos en el seno de una familia tradicional, de la alta sociedad, conservadora por lo tanto, que le cuesta adoptar los avances de la modernidad. De alguna forma, mientras en el mundo cultural del París de posguerra los “ismos” surgen como setas en otoño, tras las puertas de la mansión de los Dumont se han quedado un poquito en el siglo XIX. Y de la misma forma que Marguerite sueña con ser una soprano operística como sus ídolos del pasado, su fiel Madelbos (Denis Mpunga) contribuye a su delirio fotografiando a su señora caracterizada como los caracteres más famosos de las óperas italianas, alemanas o francesas de los siglos XVIII y XIX.

vlcsnap-2016-04-23-11h03m06s775.jpg

Madelbos, en el momento de disparar su arcaica cámara de banco.

Fue una costumbre relativamente frecuente en los primeros tiempos de la fotografía que la alta sociedad se retratase disfrazada de sus héroes favoritos, procedieran de la mitología, de la literatura, de la historia sagrada, o como en este caso, de la ópera. Fotógrafos profesionales o aficionados, con las pesadas cámaras de banco y el destello de la magnesia para acortar las exposiciones necesarias para impresionar las emulsiones sobre placas de cristal más antiguas, de escasa sensibilidad. Esta es la forma de fotografiar de Madelbos a su señora. Por supuesto, el proceso de revelado es de tipo casero.

vlcsnap-2016-04-23-10h57m48s915.jpg

En el revelado.

Las fotografías de esa época, ya arcaicas en los años 20 del siglo XX, estaban muy influenciadas por la pintura y por las tendencias en la misma, especialmente por los prerrafaelitas. Temas antiguos, mitológicos, nuevas formas de representar la figura humana echando la vista atrás a los siglox XIII y XIV (anteriores a Rafael), y motivos románticos. La transposición al negativo de los “tableaux vivants” era otro de los motivos habituales en estas fotografías.

vlcsnap-2016-04-23-10h59m49s804.jpg

“Tableau vivant” de inspiración claramente wagneriana.

Pero estamos en los años 20… momento de “ismos”. Y hay detalles fotográficos que denotan las tendencias del momento. Desde luego los collages que surgen entre dadaistas, surrealistas y otros movimientos, en los que la fotografía tiene siempre un papel importante.

vlcsnap-2016-04-23-11h04m45s075.jpg

Un collage con Marguerite como protagonista, enviado por sus admiradores dadaistas.

Y por qué no también las colecciones de fotografías clandestinas, pícaras, de carácter erótico o pornográfico, para él, para ella o para los dos, que circulaban entre los ambientes de conocedores…

vlcsnap-2016-04-23-10h57m34s823.jpg

Camufladas entre unas partituras, las fotografías de unos efebos hacen las delicias del profesor de canto de Marguerite.

Y el momento final,… cuando más descarnada se muestra la mirada de Madelbos en busca de su obra maestra, la que da sentido a toda su historia… y quizá, desde un punto de vista tragicómico, a la historia de Marguerite. No diré más por no destripar el argumento de la obra.

vlcsnap-2016-04-23-10h58m39s819.jpg

Madelbos ante su fotografía final, su obra maestra.

Como ya comenté en el comentario que hice sobre la película, no es un largometraje del todo acertado, aunque se deje ver sin problemas, con sus risas, sus dramas, sus tragedias, y sobretodo el entrañable trabajo de Frot al frente del reparto.

A esta película le puse 3 estrellas: ***. Aunque con un poco más de valentía en la realización y un guion más cuidado, había material para mucho más.

Marg_D6-147 © Larry Horricks.jpg

La película desperdicia algunos de los elementos que la componen, como por ejemplo, la joven mezzosoprano, Hazel, que podía ser un contrapunto interesante a Marguerite.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: