Los hombres que no amaban a las mujeres (2009)

Män som hatar kvinnor

Basada en uno de los éxitos editoriales del año, este filme sueco, dirigido por Niels Arden Oplev y protagonizado por Noomi Rapace y Michael Nyqvist, es una nueva propuesta del cine negro trasladado a las a veces gélidas tierras escandinavas. La desaparición de una adolescente perteneciente a una familia de ricos industriales suecos en los años sesenta será investigada por un periodista económico en sus horas más bajas, que hará pareja en el amplio sentido de la palabra la más insospechada de las mujeres. Lisbeth Salander, el personaje femenino de moda, es una marginada social, de aspecto físico peculiar y con una psicología aparentemen más propia de los estados patológicos que de otra cosa.

La película es entretenida, pero se ve incapaz de integrar las sutilezas del texto literario, y si bien acierta razonablemente en el dibujo de la chica, deja totalmente esquemático y desdibujado al personaje del periodista, que es el protagonista inicial de la historia. Por otra parte, sufre la película de un intento por ser excesivamente fiel a la novela; probablemente una adaptación más libre podría haber ajustado la historia al lenguaje cinematográfico, mejorando el resultado.

En cuanto a la relación con la fotografía, podríamos decir que Salander toma fotografías cuando investiga, y sería cierto. Sin embargo, yo no me la imagino con el “pepino” de Canon con la que la sacan en el filme y cuya imagen podéis ver más arriba. Es cierto que el libro habla de una Canon digital, pero la describe con el aspecto y el tamaño de un paquete de cigarrillos. Supongo que una de las primeras Canon Ixus digitales, que eran más cuadradotas que las actuales. Sin embargo, más interesante es cómo se localizan y utilizan las fotografías de la época de la desaparición de la chica para desenmarañar la trama. Es uno de los aspectos más interesantes de la historia detectivesca, especialmente en el libro. Uno se puede imaginar a estos adelantados suecos, los más modestos con sus Retinettes, Vitorets, Agfas,… los más afortunados, con su producto nacional, las afamadas Hasselblad, todos ellos tomando fotografías del accidente del puente o del desfile en el pueblo… imágenes para que dos tipos vivos y despiertos desentrañen el misterio.

En resumen, una película entretenida, aunque por debajo de la obra literaria original. Para ver sin muchas pretensiones. yo le otorgo 2 estrellas: **

Si quieres puedes mandarme un comentario (correo electrónico).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: