La vida secreta de Walter Mitty (2013)

The Secret Life ofWalter Mitty

He de decirlo de buenas a primeras. Este “juanpalomo, yo me lo guiso yo me lo como” de Ben Stiller no nos interesaba gran cosa en principio. Su protagonista nunca me había dicho gran cosa, ni como actor, ni como cómico, ni como director, y el avance de la película que nos ofrecieron cuando fuimos a ver alguna otra, tampoco nos animó mucho. Hasta que en un momento dado comprobé que estaba adquiriendo cierta fama entre los “fototrastornados”. Parece que el argumento tenía relación íntima y cercana con la fotografía. Y aunque las críticas parecía absolutamente divididas, al final convencí a alguien para que me acompañara a la matinal de este domingo pasado, por lo menos que saliera baratita, para poder añadirla a mi colección de Cine y fotografía. Hay que decir antes de pasar a comentarla que se basa en un relato corto del mismo título de James Thurber, y que hubo una primera adaptación de dicha obra en los años 40, perpetrada por Danny Kaye. Un ejemplo que nos demuestra que, en cine, cualquier tiempo pasado no fue mejor,… solo anterior. Me queda claro por lo leído por ahí que ninguna de las dos obras cinematográficas es especialmente fiel al original literario.

Walter Mitty se dirige al trabajo dentro de su rutinaria existencia.

Walter Mitty se dirige al trabajo dentro de su rutinaria existencia.

Argumento

Walter Mitty (Ben Stiller) es el responsable del archivo de negativos del departamento de la revista Life. Una persona de vida monótona, que suele soñar despierto, viéndose a sí mismo como el héroe de aventuras y hazañas insólitas. Además recientemente siente algo por Cheryl (Kristen Wiig), una atractiva nueva compañera de trabajo, pero a quien no se atreve a entrarle, y lo está intentando a través de un servicio de contactos en internet. Pero en ese día de trabajo en el que comienza la historia, llega la noticia de que la versión impresa de la revista Life va a cerrar, pasando a ser una publicación exclusivamente en línea. Y también llega un paquete importante, el fotógrafo Sean O’Connell (Sean Penn) ha enviado un carrete de fotografías en blanco y negro, proponiendo el negativo número 25 como portada para el último número de la revista. Pero dicho negativo no está. Ha desaparecido. A partir de ahí, la vida de Mitty se convertirá en una insospechada aventura por recuperar el negativo,… y conquistar a la chica.

Cheryl, la simpática y guapa divorciada, que hace tilín al tímido Walter.

Cheryl, la simpática y guapa divorciada, que hace tilín al tímido Walter.

Interés fotográfico

Mitty es el responsable del archivo de negativos y diapositivas de la revista Life. Parece que también le dan funciones de editor, de responsable de fotografía, aunque estas dos funciones no debería ir juntas en una revista, siendo la segunda de bastante más nivel que la primera, archivista y conservador. Hay que decir que la revista Life existió realmente hasta hace no muchos años como producto en papel, que tuvo un gran prestigio en su orientación hacia el periodismo gráfico, el fotoperiodismo, pero que hace mucho tiempo que pasó su época dorada entre los años 40 y principios de los 70. Forma parte del grupo Time desde finales de los año 30, muchas de las fotografías que se han publicado entre sus páginas forman parte de importante de la historia de la fotografía, y muchas de sus portadas se consideran iconos de la fotografía mundial. En el año 2007 sufrió un proceso similar al que se nos cuenta en la película, pasó de existir en papel a ser una publicación exclusivamente en línea en internet. Pero lo cierto es que la situación tal y como se nos cuenta en la película no pudo darse de la misma forma. Su edición como revista mensual se interrumpió en el año 2000, en sus primeros tiempos fue semanal, y se reanudó su marca como suplemento dominical de varios diarios entre 2004 y 2007. Hoy en día, también podemos considerar que como publicación en internet está muerta, y el enlace life.com nos lleva a una sección de Time que funciona como archivo público de las mejores fotografías de los tiempos gloriosos de la revista. También puede interesar el Tumblr dedicado a los archivos de la revista. Si queremos conocer la actualidad fotoperiodística actual del grupo Time, mejor nos dirigimos a Lightbox.

Walter y su ayudante, en el trabajo, buscando en la plancha de contactos el desaparecido negativo 25.

Walter y su ayudante, en el trabajo, buscando en la plancha de contactos el desaparecido negativo 25.

En cuanto al personaje del fotógrafo Sean O’Connell, desconozco si se basa en algún fotógrafo en particular, pero nos lo presentan como un aventurero romántico, que todavía fotografía con película tradicional, no habiendo adoptado las tecnologías digitales, con gran sensibilidad y talento. En una de las imágenes de la película lo vemos manejando lo que puede ser una Leica M3M2, y en la principal escena en la que sale, aparece con una Nikon F3/T en la que paradójicamente aparece montado un objetivo mucho mas moderno un 400 f/2,8G AF-S, que por  lo que he visto por ahí entre los “nikontrastornados”, no es considerado como una combinación excesivamente coherente. En esa misma escena, lleva colgada del hombro la que parece ser una Leica M6 con una objetivo que ya no me atrevo a filiar con precisión. ¿Un Summilux, probablemente? Pero ¿un 50 mm o un 35 mm? No sé. No lo puedo asegurar, ni discernir.

Bueno, como se puede ver, una película muy interesante para los “fototrastornados”.

En esta larga escena, vemos a Sean empuñando la Nikon F3/T con el 400/2,8, y en su hombro colgando una Leica M6.

En esta larga escena, vemos a Sean empuñando la Nikon F3/T con el 400/2,8, y en su hombro colgando una Leica M6.

En esta fotografía dentro del fotograma de la película, Sean parece llevar una Leica M2 o M3. La definición de la imagen no me permite asegurarlo.

En esta fotografía dentro del fotograma de la película, Sean parece llevar una Leica M2 o M3. La definición de la imagen no me permite asegurarlo.

Interés cinematográfico

Dejando aparte lo divertido de las cuestiones relacionadas con la fotografía, varias cuestiones que podrán ser comentadas en su lugar oportuno, considero que esta película es una enorme oportunidad perdida. Con una historia que es material para una excelente película, evidentemente con el presupuesto para realizarla, con un reparto razonablemente competente, y con una capacidad técnica razonable también, tiene dos cosas que la lastran notablemente. Stiller como director, no acaba de darle el ritmo y la consistencia necesaria para que el espectador se vea inmerso en la compleja vida psicológica que se supone al protagonista, quedando el conjunto de aventuras que se nos presenta como una serie de situaciones más o menos (in)verosímiles, con un menos que moderada cohesión entre ellas. El tono de la película, buenrollista y destinada a dejar buen sabor de boca en los espectadores de la temporada navideña en la que se estrena, tampoco aporta necesariamente coherencia a la historia que se nos cuenta. Que mejora mucho si la reinterpretas, en clave de permanente fantasía, y con un tono amargo final que le sentaría muy bien. Porque no sé si soy yo el único, pero a mí me parece que el “happy end” final es, en realidad, un falso “happy end”. Incluso en contra de la voluntad de sus responsables. Es la única forma en la que siento que lo que he visto tiene razonable coherencia. No daré más detalles, y que cada cual la vea y la interprete como considere oportuno. Por otra parte, el desarrollo de la trama es sumamente previsible… la cartera,… el contenido de la última foto,…

En el campo de la interpretación, ya he declarado mi prevención hacia Stiller como actor y cómico, y aunque está mejor que en otros productos que le he visto, tampoco va a hacer que salte muchos puestos hacia arriba en mi lista de actores favoritos. Digamos que cumple. La chica, Kristen Wiig, se sale de los papeles que le había visto en otras ocasiones, está elegante, guapa y encantadora, que es lo que se le pide, y lo hace bien. Es cierto que su personaje es el que mueve a actuar al protagonista, pero tiene una presencia relativamente secundaria. Simpáticas las apariciones en pantalla de Penn, así como de Shirley MacLaine como madre del protagonista.

En fin, que tenemos una película con mucha potencialidad, con algún momento conseguido entre medio, pero que ha mí me ha dejado insatisfecho. No con mal sabor de boca, pero con las ganas de que me cuente esta historia mejor y con más coherencia. Como ya he dicho, tendrá su entrada pertinente en mi colección de Cine y fotografía. Yo le pongo, echándole muy buena voluntad, tres estrellas ***. Lo dicho, sin mal sabor de boca, entretiene, aunque deja insatisfecho.

El discreto y gris trabajador de Life convertido en aventurero, para que no se diga que se le perdió nunca un negativo.

El discreto y gris trabajador de Life convertido en aventurero, para que no se diga que se le perdió nunca un negativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: